Wicca para el practicante solitario

ANUNCIOS Y NOVEDADES DEL AMBIENTE WICCA Y PAGANO.

El Blog para el Wiccan Solitario, es un lugar donde podrás encontrar lo último en información de nuestro ambiente; de esta forma tendrás acceso a las últimas noticias, chismes del ambiente, reuniones públicas, eventos gratuitos y novedades del ambiente wiccano y pagano.

Un abrazo grande y bendiciones.

Warlock.-





Wicca Solitario: http://www.wiccasolitario.mex.tl

miércoles, 11 de noviembre de 2009

ALEISTER CROWLEY

ALEISTER CROWLEY


Aleister Crowley, durante un ritual

Aleister Crowley fue un hombre de gran talento. Creó el culto de Thelema y la Astrum Argentum, lideró diversas órdenes iniciáticas como la OTO y la Iglesia Gnóstica y dejó un mensaje de Libertad para sus seguidores, fundamentado en la divisa “Haz lo que quieras. Eso debe ser la totalidad de la Ley”. La limitación espiritual de sus enemigos y la incomprensión de un sector del esoterismo han dañado su imagen. Uno aún lee con estupefacción que Crowley era un “asesino” en revistas “esotéricas”, cuando Crowley jamás mató ni a una mosca, ni atentó contra la Libertad de nadie.

Recordemos, pues, la vida, la obra y la doctrina del gran impulsor de la OTO, del hombre genial que llegó al extremo de hacerse llamar la “Gran Bestia 666”.

UNA INFANCIA PROBLEMÁTICA

Edward Alexander Crowley -conocido con el nombre de Aleister Crowley- nació el 12 de octubre de 1875, en Leamington Spa, Warwickshire, Inglaterra, en el seno de una familia de integristas protestantes. Sus familiares, seguidores de la secta cristiana Hermanos de Plymouth, lo educaron con excesiva rigidez y el pequeño Aleister respondió con fugas del hogar paterno, la arriesgada práctica del alpinismo y la devoción por el ocultismo y la magia. La futura “Gran Bestia” ciertamente se reveló desde muy temprana edad contra el dogmatismo religioso de familiares y tutores. En “Confesiones”, Crowley escribió: “Ellos fracasaron en su intento de abatir mi espíritu y empezaron a darse cuenta de que yo había llegado a un punto en el cual podría causarles tantas dificultades como ellos a mí… Había ganado la batalla”.

¿Hasta qué extremo influyó la rigidez de los padres de Aleister Crowley en la personalidad del que luego sería considerado el fundador de Thelema, la cabeza visible de la OTO, el receptor del Liber Legis, el Nuevo Eón de la Era de Horus y la “Gran Bestia 666”? No es raro pensar que, indudablemente, el pequeño Aleister se vio afectado por el trato de sus padres y optó por el camino de la iniciación, la magia y la libertad con mayúsculas.

EL SENDERO MÁGICO

En 1897, el joven Aleister Crowley se interesó definitivamente por la magia y el ocultismo. En primer lugar se afilió a la Iglesia Celta, pasando posteriormente a la orden que le serviría de iniciación en el mundo oculto: la Golden Dawn. Su introductor fue el conocido alquimista inglés Julian L. Baker.

La Golden Dawn (Orden Hermética del Amanecer de Oro) fue fundada en 1887-1888 por destacados masones ingleses. De hecho, en 1884 el doctor Wynn Westcott, forense y masón de Londres, adquirió un manuscrito cifrado de un tal doctor Woodford, que lo había encontrado entre diversos papeles de un rosacruz amigo suyo. Westcott fue capaz de averiguar el contenido del manuscrito, cinco rituales masónicos desconocidos, y la dirección de una adepta alemana llamada F. Anna Sprengel. Tras una dilatada correspondencia con la señora, Westcott anunció a la masonería inglesa la creación de la Golden Dawn.

La Golden Dawn se dedicó a practicar magia, ocultismo e iniciaciones, dentro de logias masónicas, y acogió a personajes de la talla del poeta y premio Nobel Yeats, el escritor Arthur Machen, la actriz Florence Farr, el astrónomo William Peck y el creador de Drácula, Bram Stoker. Crowley fue iniciado en la Golden Dawn el 18 de noviembre de 1898, una fecha curiosa ya que se trataba del mismo día en que murió Adam Weishaupt, el fundador de Los Illuminati de Baviera. Tras una ascensión rápida por los primeros grados (Neófito, Zelator, Theoricus, Practicus, Philosophus...), arribaron los problemas: Crowley se declaró en rebeldía y terminó expulsado de la orden, no sin antes pactar con una de las partes enfrentadas, la representada por S.L. MacGregor Mathers. En sus “Confesiones” nos explica sobre el caso: “Publicaron diversos manifiestos histéricos, notorios por la confusión de ideas, la inexactitud de las afirmaciones, la malicia personal, la rimbombancia y la ignorancia del inglés…”

A partir de finales de 1900, el fracaso de la Golden Dawn condujo a Crowley a viajar por México, donde aprendió los secretos de la magia sexual con J. Medina; Estados Unidos, lugar que recorrió en unos cuantos meses; y Ceilán, sitio exótico en el que se reencontró con su viejo amigo Allan Bennet (ex miembro de la Golden Dawn), quien le adentró en la vía tántrica de la mano izquierda, una tradición tántrica que utiliza a la mujer y el sexo. De hecho, dicha tradición utiliza el sexo para elevar la conciencia del adepto y conducirle al samadhi.

Entre todas estas experiencias, cabe recordar la experiencia que supuso para Crowley el intento de escalar el K2 del Himalaya, la famosa cordillera de la India. En marzo de 1902, Crowley se encontró en Delhi con su equipo, formado por escaladores de tanto renombre como el judío Eckenstein o el suizo Guillarmod, pero el objetivo no se logró por culpa de una pelea entre los expedicionarios.

Tras los viajes por América y Oriente y las enseñanzas adquiridas, Aleister Crowley se encontró cara a cara con el momento estelar de su existencia: la revelación del Liber Legis (El Libro de la Ley), un texto revelado de una extraordinaria trascendencia en su mensaje.

SONDEANDO LOS ABISMOS

Aleister Crowley conoció a la hermana de Gerald Kelly, Rose Kelly, y después de un breve romance y una boda precipitada se casó con ella y marcharon ambos a París de viaje de novios. Ese amor e inesperado matrimonio ayudó a Crowley a alcanzar en poco tiempo el momento más importante de su existencia: la revelación del Liber Legis, el Libro de la Ley.

Así, en 1904, durante una estancia del matrimonio en El Cairo, Rose contactó con una entidad llamada Aiwass, que era el Santo Ángel Guardián de Crowley, y le comunicó que en los días 8, 9 y 10 de abril, de las 12 a la 1 del mediodía, le dictaría un mensaje muy trascendente. Llegado el momento, Crowley y Rose escucharon una voz musical que, de manera profunda y en clave, dictaba:

“1. ¡Had! La manifestación de Nuith. 2. La revelación de la hueste del cielo. 3. Todo hombre y toda mujer es una estrella. 4. Todo número es infinito; no hay diferencia. 39. La palabra de la Ley es Thelema. 40. Quien nos llama thelemitas no se equivocará: si observa bien adentro de la palabra. Puesto que hay tres grados: el Ermitaño, el Amante y el Hombre de la Tierra. Haz lo quieras, será toda la Ley. 57. ¡Invócame bajo las estrellas! El amor es la Ley, el amor bajo la voluntad”.

Dos cuestiones: ¿cuál es la trascendencia de este texto revelado? ¿Se trata de un texto definitivo o premonitorio de textos posteriores como el Liber Zión?

El Liber Legis es el libro revelado del culto de Thelema. La aceptación de este Liber revelado a Crowley en El Cairo, Egipto, ha marcado para los seguidores de Crowley, los thelemitas, el final de la Era de Osiris, inaugurando la Nueva Era de Horus, una Nueva Era donde los cultos de esclavos deben dar paso a un culto de hombres y mujeres libres, por la vía de la voluntad y el amor. De ahí, las famosas divisas de Thelema: “Haz lo que quieras. Eso debe ser la totalidad de la Ley” y “Haz el Amor, el Amor bajo la Voluntad”. El Liber Zión, revelado a Gabriel López de Rojas por Baphomet en el 1999 y el 2000, es un paso adelante con respecto al Liber Legis de Crowley.

Cabe explicar que la estela que cita el párrafo D del Liber Legis pertenece a un monumento funerario de Ankh-f-n-khonsu, un sacerdote que prosperó en el siglo VIII A.N.E., en la vigésimo quinta dinastía de Egipto.


Crowley, el devoto de Egipto

La estela aparece en casi todos los hechos relacionados con el Liber Legis, así como Rose, la primera mujer escarlata de Crowley, y también la primera esposa de Crowley. Según éste, lo primero mostraba una identidad o una relación entre él y el sacerdote.

En los años posteriores a la revelación del Liber Legis, Aleister Crowley viajó por medio mundo, perdió a su hija, intentó escalar el Kanchenjunga y lideró la Astrum Argentum desde 1906, a la vez que sondeaba los abismos junto a Víctor Neuburg, en su deseo de contactar con el demonio del abismo Choronzon.

Con este fin, vagaron Crowley y Neuburg por los alrededores de Bou-Saada (Argelia) hasta que encontraron un valle cubierto de fina arena. Neuburg tenía unos cuernos curiosos en su peinado que habían llamado la atención de los habitantes del desierto. Los dos construyeron en la zona un círculo de rocas y en las cercanías dibujaron un triángulo, mataron una paloma para cada ángulo y rociaron su sangre. Los “nombres de poder” fueron escritos mientras Neuburg se sentó dentro del círculo interior y Crowley en el triángulo. Luego invocaron a la entidad con éxito.

LA OTO Y LA ABADÍA DE THELEMA

Tras todas estas experiencias, Aleister Crowley, finalmente, adquirió conciencia de que el sexo era el camino para desarrollar el potencial mágico y trascender. Y por ello, en 1912 contactó con el jefe de la OTO, Theodor Reuss, un masón alemán de alto grado pangermanista. Los conocimientos de Crowley sobre tantrismo y simbolismo sexual en torno a los objetos litúrgicos -la copa, la espada…- impresionaron al adepto germano y provocaron que se nombrase a Crowley máximo responsable de la OTO en Inglaterra y grado 96º del Antiguo y Primitivo Rito de Memphis-Misraïm, como “Rey Supremo y Santo de Irlanda, Iona y de todas las Bretañas que se encuentran dentro del Santuario de la Gnosis”.

Es interesante recordar que Crowley tuvo muchísimos problemas para imponer el Liber Legis a los miembros de la OTO, principalmente a los alemanes, lo cual parece lógico por el conservadurismo de las logias alemanas. Ya en los años treinta, Crowley vivió en Berlín y espió a una parte de los miembros alemanes de la OTO y a otras organizaciones secretas y pseudosecretas nazis para la Inteligencia británica, con lo cual superó sus dificultades económicas.

Durante la Primera Guerra Mundial, Crowley marchó a Estados Unidos e intentó extender la OTO y la Astrum Argentum sin demasiado éxito.

Allí, también practicó magia sexual con todo tipo de hombres y mujeres, conoció a personajes tipo al frater Achad y se dedicó a la pintura, de manera un tanto anárquica. En realidad, inventó el collage, una forma de arte que se pondría de moda medio siglo más tarde.

Concluida la Primera Guerra Mundial, el iniciado inglés regresó a Inglaterra y, tras pasar por París, se dirigió a Cefalú (Italia), donde fundó la Abadía de Thelema, un centro de iniciación para los adeptos de Thelema y la ley “Haz lo que quieras”. Pero los escándalos por consumo de drogas y algunas falsas acusaciones provocaron que el fascista Mussolini lo expulsase de Italia.


Casi veinte años después, Crowley se vengaría de los fascistas italianos, de Mussolini y de los nazis alemanes gracias a espiar para el servicio secreto inglés y diseñar la “V” de la victoria de los aliados, un símbolo ligado a los cuernos de Baphomet, de su amado Pan. La “V” era una invocación a las fuerzas telúricas.

LOS ÚLTIMOS AÑOS

Desde el fracaso de Italia, Crowley había entrado en franca decadencia. Afectado por la adicción a las drogas, escribió “Memorias de un drogadicto” y “Confesiones”, a la vez que estuvo envuelto en algunos juicios desagradables que trascendieron a la prensa inglesa. Sus fieles seguidores, no obstante, continuaron su obra en la OTO y la Astrum Argentum.

Los últimos años de su vida, Crowley los pasó prácticamente en solitario, recibiendo a sus pocos fieles en las posadas que habitaba en Londres y alrededores.

El 1 de diciembre de 1947, alejado del mundanal ruido y prácticamente abandonado, murió Aleister Crowley. El 5 de diciembre su cuerpo fue incinerado en Brighton, delante de algunos de sus discípulos más fieles que leyeron su “Himno a Pan”, una soberbia poesía dedicada al dios pagano, tan caro al corazón de Aleister Crowley.


En las décadas de los años sesenta y setenta, los Beatles, los Rolling Stones y diversas organizaciones paramasónicas, ocultistas y por supuesto thelémicas, recuperaron la labor y el mensaje de Aleister Crowley. En la actualidad, más allá de las diferentes OTO y Astrum Argentum, Crowley cuenta con miles de seguidores en todo el mundo, que leen las reediciones de sus libros y comulgan con su mensaje.

Pero, ¿cómo puede resumirse el mensaje de Aleister Crowley en unas pocas frases? ¿Qué mensaje transmitió a las generaciones futuras de músicos y ocultistas?

Su mensaje puede resumirse en las siguientes frases:

“Todo hombre y toda mujer es una estrella. Tú eres por tanto una estrella. El alma de la estrella es lo que llamamos genio. Tú eres un genio. Este hecho se ve ensombrecido, o bien por los complejos morales que los enredan, o por la falta de mecanismo adecuado para expresarlo”.

Si tuviésemos que resumir con mayor profundidad el credo de Aleister Crowley y Thelema, podría decirse que supone un muy notable esfuerzo por destapar la divinidad que lleva todo hombre y toda mujer en su interior, a base de invitar a la libertad. Recordemos una frase de Crowley: “Haz lo que quieras. Eso debe ser toda la ley”.

También podríamos destacar de Crowley la reivindicación que realizó de la magia, por él llamada Magick, concepto que define la magia thelémica, una mezcla de individualismo vitalista y de autoafirmación, en la línea del mensaje de Crowley.

En su “Magia, teoría y práctica”, Crowley apunta:

“La magia es la ciencia y el arte de provocar cambios en la realidad exterior de acuerdo con la voluntad interior. Magick es el más Alto, Absoluto y Divino Conocimiento de Filosofía Natural… No encontraba palabras para denominar mi trabajo. Teosofía, Espiritualismo, Ocultismo, Misticismo… Todas encerraban connotaciones inoportunas. Finalmente escogí el nombre de Magick como el más sublime de los términos disponibles”.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola
Buen artículo de crowley, me gustaria si saber si conoces algun libro sobre el, en el que hablen realmente del ser mágico y maravilloso y que no tenga la idea erronea de ser malvado en el que ha sido catalogado.

Muchas gracias

Luna Plateada dijo...

Interesante nota. En efecto, la mayoria de la gente critica a Crowley, cuando ni siquiera lo leyó. Para ser honesta, a mi no me gusta, pero eso tiene que ver con que no me interesa la digamos, "linea" de conocimiento que seguia. Lei uno de sus libros, justamente el último que nombras, y no me llamó nada la atención, es más, lo regalé a una conocida que es fanática suya ^-^
Sin embargo, si opino que tenia ideas para considerar, nunca hay que dejar de leer algo por prejuicios ajenos.
Saludos Warlock!